Turismo de Uruguay    
     
     
             
                       
     

 

Origen del Nombre de Punta del Este

 

 

Punta del Este


Las cámaras de Puerto TV cruzaron el Plata una vez más y se instalaron por unos días en la fantástica ciudad turística de Punta del Este en la cordial República Oriental del Uruguay.
El origen de su nombre es geográfico, ya que es la punta hacia el punto cardinal Este, de la bahía de Maldonado.
Sin embargo, en 1516 Juan Díaz de Solís la bautizó con el nombre de Cabo de Santa María.
En la cartografía en uso hasta el siglo XVII se denominó de esta forma y en el siglo XVIII se comienza a denominar Punta del Este, habiéndose olvidado el de Santa María.


Desde fines del siglo XVIII existía una batería, la de San Fernando en la punta sudoeste de la península, frente a la Boca Chica. Fue construida entre 1765 y 1766 y reformada en 1780, fue la primera construcción levantada por el hombre en la península.
En los primeros años del siglo XIX sólo había unos pocos ranchos donde vivían marineros y empleados del concesionario de la explotación de la Isla de Lobos, que esta a pocas millas de la península, dedicados a la faena de los lobos y el traslado de los cueros y el aceite desde la isla hasta el puerto y desde allí a Maldonado en carretas.
En 1827 los brasileños ocupan la península y construyen allí un reducto de artillería, que con la posesión de la Isla Gorriti, que es la que está en la bahía, les permitieron la utilización del Puerto de Maldonado.


En el Uruguay independiente - en 1929 - se propone la creación de un pueblo en la península, denominándolo Ituzaingó, en recuerdo de la mayor batalla en número de contendientes que se librara en la historia del Uruguay, entre las fuerzas imperiales brasileñas y las republicanas de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
En plena Guerra Grande, en 1843, el Gobierno de la Defensa, vende la península por 45.000 pesos. La venta incluía la Isla Gorriti.
A mediados de la década del 1890 se procedió a la venta de los solares del pueblo de Ituzaingó, en la Punta del Este.
Se comenzó a poblar y se construyeron los primeros chalets.
Es de hacer notar que en 1857 comenzó la construcción del faro, que fue inaugurado en 1860 y que entre 1885 y 1887 se construye la Aduana y el muelle, pero el pueblo permanecía aislado al no existir camino carretero entre Maldonado y la Punta del Este, que recién se construiría en 1911, previamente la comunicación se hacía por una senda entre los médanos de arena, en carro o en carreta.
Punta del Este es bañada por su lado Este por el Océano Atlántico y hacia el Oeste el impresionante Roí de la Plata...
Descubierto por Juan Díaz de Solís en 1516, este río "grande como mar" se ubica en la costa este de América del Sur y es la salida al mar de la Cuenca del Plata que incluye a 5 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay, cuyo ancho varía desde los 2 Km. en su nacimiento hasta los 220 Km. en la línea imaginaria que marca su desembocadura...
El Río de la Plata, de intenso trafico y difícil navegación, ha sido escenario de numerosos y trágicos naufragios y también de una batalla trascendente de la Segunda Guerra Mundial
Establecerse aquí para ir apreciando la costa uruguaya, tan ondeante, tan sinuosa, hasta donde llegan las olas para deshacerse en las arenas o golpear fuertemente en las rocas para transformarse en espuma, es algo que recomendamos a todos los televidentes.
Es aquí en el oriente del territorio uruguayo donde surge sobre el horizonte el sol de cada día y comienza el variadísimo litoral marítimo. Los accidentes naturales de esa costa dibujan caprichosas figuras y se suceden las ensenadas, dunas, remansos, roquedales, largas cintas de playa que dan lugar a balnearios de fama internacional, en su largo discurrir hacia la capital, Montevideo. Entre esas joyas destaca un diamante turístico: Punta del Este.
Nació, como dijimos, dentro de una pequeña y estrecha península, que se proyectaba al océano de donde viene, a raudales, la extraordinaria luminosidad que la envuelve. Pequeñas casitas veraniegas primero, luego hotelitos familiares y, a partir de la década de 1950, una formidable expansión que la transformó en el lugar de descanso de alto nivel de que hoy disfrutamos.
Es dueña de una profusa y señorial arquitectura, que armoniza con el estilo alegre y señorial del balneario.
Las mansiones construidas se rodean de amplios y ondulados parques de bien cuidado césped y en casi todas las zonas dominan los pinares y otras confieras, altas, esbeltas, al amparo de cuya sombra se protegen hermosos chalets.
Nadie se sentirá extraño en Punta del Este, a pesar de sus altas, sofisticadas e imponentes edificios de propiedad horizontal que señalan el camino costanero a la entrada del balneario, o de las casas palaciegas.
Balneario TOP por excelencia, se halla condicionado, en buena medida, al mar. Los espejos de agua de las piscinas en algunos hoteles complementa, más allá de la comodidad, el aspecto estético y constituyen una característica local.
La oferta global de alojamiento, comprendiendo hotelería, y arrendamientos de casas y departamentos, es muy amplia con varias miles de camas.
La península es un mundo de contención para el ímpetu del oleaje oceánico y da lugar a dos diferentes tipos de costas: Brava y Mansa. La primera, directamente enfrentada al Atlántico, goza de la predilección de quienes gustan desafiar las envolventes espumas. La segunda, calma y suave, deleita a la infancia y a personas de temperamento reposado.
Cuando llega la noche, otras atracciones convidan al turista. Los espectáculos musicales y culturales, las discotecas donde se reúne la juventud, la emoción del tapete verde y los juegos en los casinos o asistir a estrenos en salas cinematográficas.
Para gourmets, se abren las puertas del paraíso culinario, pues aquí la cocina especializada de todo el mundo despliega su mejor arte.
Rincones gratos, dentro y fuera de la península, restaurantes internacionales o lugares donde comer sencillamente, boliches, lindos barcitos y confiterías, calles de compras, cuyo comercio atiende casi hasta el amanecer, supermercados con horarios extendidos, en fin, la noche de Punta del Este ofrece mil opciones.
Millares de ojos de luz en las ventanas de los altos edificios, el intenso tráfico de coches, gentío por todas partes dicen, claramente, que nadie duerme en el balneario hasta despuntar el alba. O, mejor dicho, casi nadie.
Para los amantes de los deportes este es el centro turístico ideal, tanto se trate de prácticas terrestres o en el agua. Ya se han vuelto tradicionales el surf, el kitesurf, el windsurf, la motonáutica, la vela etc., así como tenis, golf y el polo.
En materia de competencias, el balneario fue escala de importantes disciplinas marítimas tales como la regata Vuelta al Mundo, o la Ciudad del Cabo – Punta del Este
Punta del Este ofrece al turista internacional una excelente oferta en hotelería y restaurantes de altísimo nivel y otros ajustados a un turismo no masivo.
 

Para los que preparen su viaje conduciendo su propio automóvil les indicamos algunas distancias en kilómetros desde varias ciudades sudamericanas...
Asunción del Paraguay 1590, Bariloche 2012, Buenos Aires (vía Colonia) 372, Buenos Aires (vía Gualeguaychú) 700, Mendoza 1060, Porto Alegre 720, Río de Janeiro 2130, Santiago de Chile 1870
y Valparaíso 1973