Rio de Janeiro

                     
         
       
       
                     

EMBRATUR

   



Ver mapa más grande

 

www.riodejaneiro-turismo.com.br

 

 

 

 

 

 

Para tener en cuenta al iniciar sus vacaciones....

 

Durante el verano,

 Especialmente de diciembre a marzo, las temperaturas en Río de Janeiro son elevadas. Se recomienda vestir ropas livianas y usar protector solar.
 

 

La vigilancia policial en Río de Janeiro

ha sido reforzada a fin de garantizar la seguridad de los visitantes. Sin embargo, tal como sucede en muchas ciudades grandes del mundo, es necesario tomar ciertas precauciones. Procure desplazarse únicamente en lugares conocidos y apropiados para turistas. Si desea conocer lugares más distantes, hágalo en compañía de guías autorizados de las distintas agencias de turismo.

 

 

 

 

 

 

Bancos...
Existen numerosas sucursales de bancos nacionales e internacionales. La mayoría de los establecimientos comerciales aceptan tarjetas de crédito.
 

 

 

 

 

 

Como llegar...

 

Existen dos aeropuertos en la ciudad de Río. El Aeropuerto Internacional de Río de Janeiro, Antônio Carlos Jobim (también conocido como Galeão), a 20 Km del centro, recibe vuelos de las principales ciudades de Brasil y del mundo. El Aeropuerto Santos Dumont, que se encuentra en la bahía de Guanabara y cerca del centro, funciona sólo para los vuelos domésticos.

Principales rutas de acceso:
Desde San Pablo:

 

BR 116 (Autopista Presidente Dutra) o BR-101 (Autopista Rio-Santos)


Desde Belo Horizonte:

BR 040


Desde Salvador:

BR-101 o BR-324/BR-116/BR-393/BR-040

Aeropuertos

Aeropuerto  Internacional

de Rio de Janeiro

“Antônio Carlos Jobim”
Av. 20 de Janeiro - Ilha do Governador
Tel.: (21) 3398-4527 / (21) 3398-4526 / (21) 2288-2155


Aeropuerto Santos Dumont
Praça Senador Salgado Filho - Centro
Tel.: (21) 3814-7070

 

 


 

 

Datos de la Ciudad:

 

Estado: Rio de Janeiro
Región: Sudeste
Población: 5.850.544 habitantes
DDN: (21).

Distancias:


Brasília: 1.160 Km
San Pablo: 430 Km
 

 

 

 

 

 

 

 


Clima:


Durante el verano (de diciembre a marzo), el clima es cálido y húmedo. Es el período de mayores precipitaciones. Durante el invierno la temperatura desciende pero el clima continúa siendo agradable.

El promedio anual de temperatura es superior a los 20º C.
 

 

 

 

 

 

Eventos:

Fin de año:
El último día del año Copacabana recibe más de un millón de personas. Vienen de todas partes de Brasil y del mundo. La multitud, casi toda vestida de blanco, espera en las playas la llegada del año nuevo, cuando podrán admirar el bonito espectáculo de los fuegos artificiales. Son más de 15 minutos de emoción, durante los cuales las luces de colores cubren el cielo de Río. Al mismo tiempo, en un homenaje a la paz, los adeptos del candomblé y practicantes de otras religiones, realizan sus ofrendas a Iemanjá, la reina de las aguas.
 

 

 

 

Carnaval
Durante el mes de febrero tiene lugar la mayor fiesta popular de Rio de Janeiro. El evento conocido en todo el mundo reúne miles de personas en el Sambódromo, el gran escenario del Carnaval carioca. Cada escola de samba está formada por hombres y mujeres de todas las edades y clases sociales con disfraces de miles de colores. Son passistas (bailarines), destaques y músicos de la bateria (percusión), que acompañados por los carros alegóricos repletos de luces y adornos, recorren los 800 metros de la pasarela del samba, contando una historia: el enredo (tema) del samba. El ritmo de la música mantenido por la percusión vibrante contagia al público de las tribunas y camarotes. Son cuatro días con un bellísimo espectáculo, en el que se presentan las escolas de samba de los distintos grupos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hospedaje:

La ciudad de Río posee una excelente estructura de alojamiento, una de las principales del país. Ofrece desde grandes hoteles lujosos, que pertenecen a varias redes internacionales, hasta pequeñas posadas a precios accesibles. La mayoría de los establecimientos se encuentran cerca de las playas de la zona sur y del centro.

 

 

Restaurantes:

La oferta gastronómica de Rio de Janeiro se caracteriza por su diversidad y su calidad. Es posible encontrar platos de los más diversos orígenes, como especialidades italianas, francesas, portuguesas, árabes, japonesas, españolas, entre otras, sin mencionar los establecimientos especializados en las sabrosas recetas brasileras de pescado y frutos de mar. Existen lujosos restaurantes y bistros en los barrios de la zona sur, así como lugares de ambiente sencillo, frente al mar, como los que se encuentran en Pedra de Guaratiba.

 

 

 

 

 

 

+

 

Mapa - Ubicación

 

 

 

           

 

 

       

 

Río de Janeiro es una de las más bellas ciudades del mundo y el visitante no tarda mucho en descubrir este hecho.

    La belleza viene de su ambiente natural donde las montañas, florestas, playas, lagunas, vegetación y el Atlántico Sur se funden en un magnífico escenario.

    La montaña del Corcovado, con su estatua del Cristo Redentor, domina la mayor parte del horizonte carioca con sus 706 metros.

   El Pan de Azúcar que, imponente, guarda la entrada hacia la bahía de Guanabara y los 90 kilómetros de playas que marcan la división entre la tierra y el mar.

   El Pan de Azúcar y las diversas playas representan una pequeña parte de la belleza natural que hace de Río un lugar especial.

   Existen otras bellísimas montañas como los Dois Irmáos y la Pedra da Gávea; florestas como la de Tijuca, la mayor floresta en área urbana del mundo y también el Parque de Flamengo, uno de los más grandes parques urbanos construidos. Los visitantes pueden conocer el Jardín Botánico, considerado como siendo uno de los más completos, la laguna. Rodrigo de Freitas, el zoológico de la ciudad, sus jardines y todos los animales, plantas y pájaros que componen el ecosistema de Río de Janeiro.

 

 

 

No siempre el hombre actúa en favor de la naturaleza, sin embargo Río de Janeiro está intentando descubrir maneras de vivir en armonía con sus bellezas naturales, donde el progreso y lo establecido pueden andar juntos, donde un bikini y un par de bermudas dividen el mismo escenario con un traje y una corbata. Río de Janeiro, con sus seis millones de habitantes, es una de las mayores y más pobladas ciudades del mundo. La ciudad tuvo que aprender a relacionarse con los problemas que hacen parte de las demandas de una metrópolis y las restricciones impuestas por la naturaleza. El equilibrio parece que está funcionando.

 Río ofrece al visitante una gran infraestructura. La ciudad posee una amplia variedad de hoteles, restaurantes y bares; numerosos centros de exhibiciones y conferencias; un famoso calendario deportivo y cultural; shopping centers y tiendas de categoría mundial. La ciudad también ha desarrollado sus sistemas de comunicaciones, servicios financieros y médicos, bancos y un extenso servicio de transportes que permite al visitante trasladarse a través de la ciudad en coche, taxi, autobús, bicicleta o a pie. Río posee también un moderno aeropuerto internacional y otro para vuelos cortos entre ciudades cercanas, ubicado en el centro de la ciudad. Su puerto es uno de los de mayor movimiento de Latino América.

Treinta y dos por ciento de la población total de Brasil vive en un área de 500 kilómetros alrededor de Río de Janeiro. En esta misma área están sesenta y cinco por ciento de las industrias brasileñas y cuarenta por ciento de la producción agrícola del país.

    

 

 

 

No podemos dejar de dar importancia a las playas de Río de Janeiro. Los 90 kilómetros de playas hacen parte del estilo de vida de la ciudad. Algunas de ellas, como Ipanema y Copacabana, están entre las más famosas del mundo.

De las ciudades más grandes del mundo, Río de Janeiro es la única que posee playas que entran hasta el corazón de la ciudad. En ellas los habitantes y visitantes pueden disfrutar, relajar y también participar de los diversos eventos que se realizan durante todo el año en sus arenas doradas.

 

Algunos deportes son practicados en todas ' las playas - fútbol, volley-ball, gimnástica y otros tradicionales brasileños, como fútvolley, raquetas y plumilla -, mientras que en el mar, algunas personas aprovechan las mejores olas haciendo surf y windsurf. Las veredas y ciclovías, que separan la arena de la calle, son utilizadas por ciclistas, patinadores, corredores o por aquellos que solo desean pasear o sentarse alrededor de los quioscos para apreciar mejor el escenario.

Las playas son lugares ideales para la realización de diversos eventos deportivos como campeonatos de volley-ball, fútbol, natación e incluso tenis, estos tienen lugar en canchas especialmente construidas para cada uno de los eventos. Shows de música y conciertos gratis también ocurren durante todo el año, culminando con la celebración del Año Nuevo que atrae miles de personas para conmemorar la llegada del año siguiente con el más espectacular show de fuegos artificiales a media noche.

 

 

 

El arte culinaria tradicional brasileña puede ser comparada a las otras grandes del mundo en el sentido de que ofrece una amplia variedad de platos y diversidad de sabores. Entre los más famosos platos regionales brasileños están los del estado de Bahía y de Minas Gerais que pueden ser encontrados en varios restaurantes de Río de Janeiro. Algunos de estos platos tienen nombres exóticos como moqueca, vatapá, camarão à baiana y tutu à mineira.

Río, por su parte, ofrece el más conocido y tradicional de todos los platos brasileños, la feijoada. La feijoada es un tipo de comida hecha con frijoles negros y carne seca de cerdo. Hace parte del espíritu carioca y es tradicionalmente servida a los sábados en restaurantes y hoteles.

Otra famosa comida brasileña servida en Río es el asado - churrasco. Las churrascarías pueden variar de tamaño: desde apenas un pequeñito mostrador conocido como - el galeto, especializado en pollo y carnes preparadas en brazas hasta las churrascarías rodízio, una casa especializada que sirve, a precio fijo, todos los tipos y cantidades de carne hasta que el cliente se sienta satisfecho.

Río también posee sus bebidas tradicionales, la mayoría de ellas derivada de la caña de azúcar y conocidas como cachaça, un aguardiente. La cachaça es la base para preparar batidas de frutas (mezcla de cachaça con jugo de frutas) y la caipirinha, la más tradicional bebida para acompañar a la feijoada.

 

 

 

Río de Janeiro es una ciudad de grandes contrastes visibles en su contorno natural. Es una ciudad donde construcciones históricas, iglesias y monumentos están en armonía con su arquitectura ultra moderna.

Descubierta en 1502, la ciudad todavía mantiene visibles muchos vestigios del pasado. Edificios de los siglos XVI a XIX reflejan la historia y el crecimiento de Río. La ciudad ha florecido con la llegada de la corte portuguesa en 1808 y ha crecido aun más con la proclamación de la independencia de Brasil en 1822.

En los últimos años, Río de Janeiro ha invertido considerable suma de dinero y tiempo para restaurar parte de su patrimonio histórico. No existe mejor ejemplo que el espacio conocido como "Corredor Cultural" en el corazón del centro de Río. El "Corredor" engloba varios edificios históricos - como el Paço Imperial, construido en 1743 - y una serie de centros culturales y museos, destacándose el Centro Cultural Banco do Brasil, instalado dentro de una construcción del año de 1880.

Los tesoros históricos de Brasil y de Río de Janeiro especialmente están repartidos por todos los museos y galerías de la ciudad que también exponen durante el año las obras de los mayores artistas contemporáneos.

Río de Janeiro es una ciudad de contrastes que esperan ser descubiertos. Las típicas ferias libres se instalan por las calles, alrededor de súper modernos shopping centers con su cientos de boutiques y tienda: dispersas por sus diversos pisos. Los músicos, visitantes o residentes, pueden elegir por presentarse en un ambiente histórico como el Teatro Municipal, construido en 1905 o en una moderna y recién construida casa de espectáculos. Los residentes pueden elegir, para vivir, barrios tradicionales como Santa Teresa o, al contrario, modernos edificios de Barra da Tijuca. Los visitantes pueden escoger hospedarse en hoteles históricos o en los más modernos, sin hablar de las diversas opciones de restaurantes y bares, desde los de moda hasta los que hicieron historia con la música popular brasileña. Los contrastes entre el antiguo y el nuevo mundo están por todas partes que hacen de Río una ciudad tan especial.

 

 

 

A cualquier hora del día o de la noche, está sucediendo algo en Río de Janeiro. Es una ciudad como todas las grandes ciudades que nunca duermen. Rica en entretenimientos y alegría, la noche carioca ofrece el equilibrio perfecto entre un día de descanso en la playa y un día de trabajo en la oficina.

En Río, la vida nocturna empieza cuando el sol se pone, aunque para los cariocas "mientras más tarde mejor". Normalmente, salen a cenar después de las nueve de la noche y la mayor parte de los restaurantes de Ipanema, Copacabana y de otros sitios de Río no se llenan antes de las diez.

Ir a un restaurante en Río es considerado un excelente programa y las opciones varían desde los más sofisticados y premiados restaurantes franceses e italianos, hasta un simpático café de esquina especializado en copetines para acompañar una cerveza - chope - helada. Río posee centenas de restaurantes de nivel internacional que ofrecen los más variados tipos de culinaria y en diversos ambientes. Entre los más solicitados están las churrascarias rodízio - que sirven todas las variedades de carnes - y las tradicionales feijoadas de los hoteles servidas a los sábados.

Otra opción en Río es pasar parte de la noche en alguno de los bares de la ciudad; muchos ofrecen la música de conjuntos que tocan varios estilos. En algunos bares, las principales atracciones se dividen entre músicos nacionales e internacionales, en otros la mayor atracción es el paisaje.

Río es la capital cultural de Brasil, un hecho comprobado por la extensa variedad de opciones culturales. Cualquier noche, especialmente los fines de semana, ocurren varias atracciones musicales tanto nacionales como internacionales. Estas van desde la simple guitarra de un músico tocando un clásico de la Bossa Nova en un pequeño café, hasta los más nuevos sucesos de grandes astros como los Rolling Stones, Paul MacCartney, Sting y Madonna que tocaron para públicos superiores a 100.000 personas en el estadio de Maracaná.

También es grande la cantidad de cines y teatros esparcidos por la ciudad. Las artes eruditas también tienen su lugar en Río: el Teatro Municipal y otras casas de espectáculos ofrecen conciertos, ballet y óperas durante todo el año. Los visitantes que deseen probar un poco más de la cultura propiamente brasileña en sus formas variadas, pueden apreciar los espectáculos dirigidos especialmente a los turistas. También pueden conocer una de las varias Escolas de Samba que funcionan no solo en carnaval, sino que durante todo el año, o quizá pueden tratar de ir a una de las tradicionales casas de bailes conocidas como gafieiras. En las gafieiras, como también en los boliches y discotecas, el movimiento empieza alrededor de las doce de la noche y continúa hasta las primeras horas de la mañana.

 

 

 

Brasil es internacionalmente conocido por su equipo de fútbol, por grandes deportistas como Ayrton Senna y, principalmente, por su carnaval, siendo el de Río de Janeiro el más famoso de todos. El carnaval de Río es legendario justificando plenamente su fama.

Para un típico carioca, el carnaval supera en importancia otras celebraciones como Navidad, Año Nuevo y hasta una victoria en la Copa del Mundo.

El carnaval es una mezcla de desfiles de Escolas de Samba y bailes para todos los gustos y precios, es una fiesta contagiante que involucro a toda la ciudad. Para entender el espíritu del carnaval, es necesario admirar o, aun mismo, participar del desfile de las principales Escolas de Samba que ocurre durante las noches del domingo y del lunes de la semana de carnaval.

Aproximadamente cincuenta mil personas desfilan estas dos noches y otras casi ochenta mil personas las miran. Otros millones de personas ven el espectáculo por la televisión hasta el final, en la mañana del día siguiente.

Los desfiles de las Escolas de Samba se muestran como una representación teatral y son tan disputados como cualquier campeonato de fútbol puesto que cada Escola de Samba tiene su grupo de hinchas que vibran cuando ésta pasa.

El carnaval de Río no es una fiesta restringida solo a los residentes de la ciudad, cualquier visitante es bienvenido a participar; ya sea para divertirse en uno de los bailes, para acompañar a una banda - corso callejero - por las calles de la ciudad, o hasta para desfilar junto a las grandes Escolas de Samba. Todo es posible durante el carnaval de Río.

En países donde no existe la tradición del carnaval, puede parecer que no hay una fecha previamente determinada para este evento: la fecha es flexible, pero no es difícil descubrirla, ya que el último día de carnaval es miércoles de cenizas que corresponde al inicio de la cuaresma. Puede que cambie a cada año, pero no es imposible descubrir cualquier fecha de carnaval hasta el final de los tiempos.

 

 

 

Los amantes del deporte que estén visitando Río rápidamente descubrirán que la ciudad no es un sueño, pero, en cambio, una realidad. Realidad para los deportistas practicantes y lo mismo para los que prefieren ver los diferentes partidos de sus equipos favoritos. Jugar al tenis, squash, golf, bowling, pescar, practicar vela, ciclismo o hipismo son actividades fáciles de hacerse en Río, además de otras para los más aventureros como pesca submarina, saltos de paracaídas, vuelo, bajada en las correderas o patinación. Trekkings y caminadas están ampliamente disponibles en varios grados de dificultad.

El fútbol, sin duba, es el deporte más visto por los cariocas. No es difícil presenciar partidos de los principales equipos de Río en el estadio de Maracaná, con un público de 100 mil personas o más... Este estadio, el más grande del mundo, que ya llegó a tener un público de 200 mil personas, fue reestructurado y ahora acomoda cómodamente a un público de hasta 135 mil personas. La ciudad tiene varios equipos famosos, entre ellos Botafogo, Flamengo, Fluminense y Vasco da Gama. Cuando estos equipos juegan, sus hinchas también proporcionan un espectáculo tan emocionante como el propio partido.

Aunque el fútbol sea uno de los deportes preferidos de la población, reforzado con la conquista del cuarto campeonato mundial de fútbol en 1994, otras modalidades también son favoritas como el volley y el baloncesto. Con el volley, Brasil fue campeón olímpico en la categoría masculina y campeón mundial de baloncesto en la categoría femenina.

El volley también es bastante practicado en las playas de Río, siendo que una etapa del campeonato mundial de volley de playa se disputa en las arenas de Copacabana.

Las carreras de caballos son bastante populares en la ciudad que tiene una de las pistas más bonitas del mundo. Esas carreras se realizan cuatro veces por semana durante todo el año.

Todos los años, Río es sede de varias actividades deportivas incluyendo campeonatos locales, nacionales e internacionales.

  Aventura: Desde la Pedra da Gávea, un tradicional punto de partida de quienes practican aladeltismo, es posible realizar vuelos en tándem. También se ofrece la opción de saltar en paracaídas en tándem desde un avión.

  Buceo: Río de Janeiro ofrece varios puntos para bucear cerca de islas y naufragios, cercanos a la costa.

Los lugares más visitados son los archipiélagos de Cagarras, Maricás y Tijucas, que ofrecen una fauna marina de gran variedad de especies y buena visibilidad.

Es posible llegar nadando hasta algunos de estos sitios desde las playas Vermelha, Recreio dos Bandeirantes e Ipanema. Distintas operadoras de buceo brindan servicios de transporte y equipos.
  Golf: El campo del Gávea Golf e Country Club (18 hoyos y 5.986 yardas) se encuentra dentro del área urbana de Río, en el barrio de São Conrado.
 

 

 

Río de Janeiro posee diversas atracciones, algunas de ellas - como el Corcovado y el de Azúcar - conocidas internacionalmente, que hacen parte del listado de las más fotografiadas del mundo. Existen tours que permiten que los visitantes conozcan los diversos puntos turísticos de forma relativamente fácil o, de otra forma, ellos pueden también conocerlos utilizando el transporte público de la ciudad.

El Corcovado y el Pan de Azúcar son dos obras primas de la naturaleza. Al Corcovado se puede llegar en coche o por un sistema de trenes  que parten de una estación de fácil acceso vía ómnibus o taxi. Para llegar a la base del Pan de Azúcar, también se puede utilizar el transporte público o coche.

La subida hasta la cumbre se hace en dos etapas a través de un moderno teleférico. Los aventureros pueden llegar al primer nivel a través de una caminada bastante difícil por trillos en la piedra.

Otras atracciones de la ciudad son las playas, el Jardín Botánico, la Floresta da Tijuca, la Bahía de Guanabara y la isla de Paquetá y varios otros parques y jardines. El hombre también ha producido sus propias atracciones que están incluidas en los diversos museos y galerías de arte de variados modelos y estilos.

La ciudad abriga el Museo de Historia Natural, Museo Nacional de Bellas Artes y Museo de Arte Moderna. Se encuentran otros museos dedicados, por ejemplo, a trenes, aviones, joyas y piedras preciosas, deportes, indios y el Museo de Carmen Miranda.

Además de la amplia selección de museos y galerías de arte, se destacan como paseos imperdibles el Maracaná, el Jockey Club, el puente Río-Niteroi, tours que muestran las increíbles piedras brasileñas y la famosa Feria Hippie, con sus trabajos artesanales expuestos todos los domingos en Ipanema.

 

 

 

 

No fue por acaso que Río de Janeiro fue elegido como sede del Earth Summit en 1992, un evento que transformó la ciudad en la capital mundial de la ecología.

Tampoco es por accidente, a no ser de la naturaleza, que las tres mayores atracciones de la ciudad - el Corcovado, el Pan de Azúcar y las playas - son maravillas naturales.

 

A pesar de ser uno de los más grandes centros metropolitanos, Río también posee el Parque Nacional da Tijuca, la más extensa floresta tropical del planeta ubicada en área urbana.

 

 

Es un parque que, además de proteger más de 3200 hectáreas de floresta, hace parte de la famosa reserva de la Mata Atlántica de Brasil, la más extensa y rica reserva energética de la flora y de la fauna.

Muchas de las especies de la Mata Atlántica se encuentran en el Jardín Botánico de Río de Janeiro que también detiene la mayor colección botánica de Amazonia.

El Jardín Botánico, que fu e fundado en la época de la llegada de la corte portuguesa en 1808, posee un área de 137 hectáreas, siendo 54 hectáreas abiertas a la visitación pública. Una gran variedad de mariposas pueden" ser apreciadas durante un paseo por el Jardín Botánico.

 

 

Descubriendo la ciudad de Río de Janeiro, los visitantes tienen la oportunidad de explorar las áreas alrededor de la ciudad.

Las opciones preferencialmente escogidas son una visita a las montañas - como la ciudad histórica de Petrópolis - y la otra es ir hasta la región conocida como Angra dos Reís, que posee 365 islas tropicales, o sea, una para cada día del año.

El fantástico paisaje del camino a Petrópolis vale el paseo por sí solo y, al llegar a la ciudad imperial, el visitante puede conocer el Palacio de Veraneo de Don Pedro 11 y su Museo Imperial, además de algunas construcciones históricas.

Petrópolis es una ciudad a la que se llega fácilmente para una visita de un día o también puede ser una buena opción para pasar algunos días apreciando la región de las montañas.

Contorneando a la costa de Río de Janeiro hacia São Paulo, se llega a Itacuruçá, donde es posible embarcar en un tour por las islas tropicales. Del mismo modo que el paseo a Petrópolis, este también puede alargarse, ya que la región de Angra dos Reis ofrece un paisaje deslumbrante de la costa y se encuentra allá la ciudad histórica de Paraty. Fundada en 1650, Paraty conserva una importante colección de la arquitectura colonial de la época. La región de Angra es muy visitada por los cariocas durante los fines de semana, como también lo es la pequeña ciudad llamada Búzios que se encuentra en dirección opuesta, al norte de Río. Búzios es un sitio atractivo y sofisticado, tanto por la ciudad como por sus veintitrés bellas playas.